viernes, 5 de noviembre de 2010

Simplicidad

Hoy me gustaría reflexionar sobre la simplicidad de las cosas. Ayer tuvimos la primera clase del grupo de iniciación a la Biodanza los jueves. La verdad es que hoy estoy satisfecha. De ver como las cosas van saliendo cuando nos abrimos y estamos dispuestos a apostar por lo que queremos. La presencia de los participantes alli, cuando nunca antes habían estado en ninguna clase, con la incógnita de lo que va a pasar, y todo y así, la entrega sincera de estar presentes.

La clase fue simple, caminar, compartir, jugar, crear... sin grandes fiestas y sin grandes sobresaltos. Simple, llana y con la profundidad de la inocencia y la entrega verdadera. Es un cambio de percepción, pequeño, simple, que hace que algo normal pase a ser algo maravilloso.  "Nuestra crisis no es de conocimiento, pero sí de la percepción, una oportunidad que se abre hacia una nueva manera de ver la vida y participar en ella".

Cezar Wagner, Doctor en Psicología, cita en su libro Salud Comunitaria - 2008. 

Y os dejo otra frase del mismo libro a modo de reflexión y poesía, para que cada uno se lo aplique a sí mismo en relación a lo que siente y lo que hace, para sentir-se vivo, para sentir-se vibrar, para sentir-se parte de su propia existencia.

"Bailar es tejer la vida, conspirar por el acto de vivir en el lecho natural de la realidad, de la cultura, de la flecha del tiempo, en una extraña ruta irreversible, inestable e incierta, de caos, auto-organización y autopoiesis. Tejer la vida es, cada día, celebrar el acto creador, sentir-se brotando por dentro y por fuera, percibir-se como poseedor de un potencial de vida capaz de proyectar-se en múltiplas posibilidades de realización y singularidad".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada