lunes, 28 de marzo de 2011

JUEZ INTERIOR

Bueno como comenté anteriormente la sesión de ayer trataba sobre el juez interior, inspirado en el libro de los cuatro acuerdos. Fue muy interesante dialogar sobre ello, ya que es un hecho que nos toca a todos, los diálogos internos sobre lo que tenemos / debemos / podemos hacer... 

Reflexionamos sobre la capacidad de auto-juzgar a uno mismo en las situaciones cotidianas y mirar de buscar soluciones para ello. Qué soluciones y/o alternativas tenemos? 

Salieron conceptos como confianza, miedos, control, vencer la pereza, poner límites emocionales para no vernos involucrados en las situaciones... se hablaron de los instintos... como a veces reaccionamos de una forma o de otra para tal de mantener la supervivencia de nuestra propia identidad. Saber el punto de correcto de juntarnos con el otro sin perdernos en él.  


Se habló de la importancia del juego... como herramienta para despertar la inocencia... de fluir para entregarnos a la situación sin miedos... de disfrutar... y finalmente realizamos la síntesis de la sesión simplemente lanzando las palabras, los conceptos, los símbolos de nuestro parecer al aire... entregándolos al universo y aceptando la realidad como viene, con simplicidad, humildad y entrega. De los conceptos que permanecieron hacia arriba fueron el INSTINTO, la ESENCIA, el JUEGO y el RESPETO.

La sesión además contó con la presencia de dos chicos de 12/13 años que nos brindaron con su espontaneidad y madurez... participaron con nosotros de toda la parte verbal... reflexionando y aportando junto... 

Y después de más de horas horas de vivencia, de entrega, de belleza, de nutrición, finalizamos con una rueda, todos juntos, dinámica, transformándose, en constante cambio y con la permanencia de ser rueda. Con la invitación de volar...hacia nuestras metas, hacia nuestros sueños, hacia nuestros objetivos... aceptando, que todo cambia, y que somos parte del cambio y piezas fundamentales del mismo. 

GRACIAS A TODOS!





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada